Sobre la investigación (I)

Óscar SP

En un entorno empresarial tan cambiante, todas las empresas y diseñadores  hablamos constantemente de "Innovación" pero... ¿Se puede innovar sin investigar?

Hablar de innovación de por sí es siempre es bueno y necesario, pero no suficiente. Tenemos que conocer el "estado de las cosas" alrededor del producto sobre el que queremos innovar:

1. Conocer el mercado: Estudiar competidores directos e indirectos, incluso productos y servicios de otros ámbitos de los que podamos extraer ideas y soluciones.

2.Conocer la empresa: Que objetivos se tienen a nivel de empresa y a nivel de rendimiento del producto.

3. Conocer al usuario: Los problemas, objetivos y necesidades que tienen y que podemos satisfacer o resolver con nuestro producto.

Estos 3 pilares de la investigación van a sostener las bases para innovar en nuestro proyecto.

La investigación como herramienta

Nos va a permitir tener una visión global de nuestro proyecto de manera global en este momento pero también a lo que queremos llegar en los próximos años, pero es una herramienta de doble filo; bien aplicada nos puede ahorrar muchísimo tiempo y esfuerzo, pero mal aplicada multiplica los costes de proyecto y lo que es peor, nos puede hacer crear productos inservibles o  que nos equivoquemos en nuestro propósito empresarial, como dijo el poeta inglés Alex Ander Pope "A Little Learning is a dangerous thing".

Cuando nos referimos a investigación en un ámbito de diseño de producto nos referimos generalmente a investigación de usuario, comprender a las personas, sus objetivos, aspiraciones pero también sus miedos y frustraciones.

La investigación es la base del diseño centrado en el usuario. En el blog NN Group ya escribían en su blog hace mucho tiempo que sin investigación no estás haciendo UX. Esta categórica sentencia eliminaría de la ecuación a muchos estudios y consultoras cuyo foco es satisfacer las necesidades de sus clientes y la apariencia estética, dejando a un lado el descubrir y resolver los problemas principales tanto de los usuarios, como de producto y negocio.

La investigación en diseño inspira y prepara a nuestra intuición para descubrir los principales problemas y encontrar las mejores soluciones mediante variedad de métodos con propósitos relacionados: mostrar patrones subyacentes, explorar opciones, descubrir reacciones a nuestros prototipos, etc.

Al contrario de lo que opinan muchos dinosaurios del UX (y muchas  consultoras), la investigación tiene que costar poco y realizarse no solo al principio si no a lo largo del proyecto, además tiene que ser totalmente flexible e irse adaptando a las necesidades siempre cambiantes del proyecto, planificar a largo plazo no sirve de mucho y cuando no sabes ni lo que necesita el usuario ni el proyecto solo sirve para obligarnos a tomar las decisiones equivocadas.

Como escribió Don Norman en La Psicología De Los Objetos Cotidianos, "La información está ahí fuera" pero por desgracia el conocimiento es algo que se interpreta de manera diferente dentro de cada una de nuestras cabezas, ser capaces de crear un sistema de investigación flexible y que se adapte a los requisitos y al conocimiento adquirido del proyecto es de vital importancia para diseñar productos que funcionen sean útiles e innovadores.